lunes, 23 de noviembre de 2009

326 - Puertas Adentro

326 – Puertas Adentro es un nuevo y pequeñísimo restaurante a puertas cerradas de cocina internacional. Queda en Moreno 326, a una cuadra de la Avenida Centenario y en pleno San Isidro. Esta frente al Registro Civil, entre las calles Alsina y Diego Palma y a 3 cuadras del Hipódromo de San Isidro.


Hace no mucho tiempo, un amigo del Club 300 me contó que en un primer piso frente al Registro Civil de San Isidro se escondía un restaurante a puertas cerradas que merecía aparecer en el blog. Me hizo referencia de una excelente cocina, su único horario de sábado por la noche y una interesante atención personalizada; resaltando en la exclusividad del lugar y convenciéndome que en nada se parece a algunos de los insultantes restaurantes a puertas cerradas que los dos tuvimos la desgracia de conocer por Palermo. Me envió por mail la pagina Web del lugar y, luego de echarle un vistazo, llame al teléfono que aparecía listado reservando una mesa para dos a las 9 y media de la noche. Mi amigo no quiso sugerirme ningún plato y solo se limito a acrecentar la expectativa diciendo:
-- “Disfrutalo porque estos lugares se encuentran pocas veces en Buenos Aires y va a ser, durante varios años, el único restaurante a puertas cerradas que realmente deslumbre al comensal”.


El sábado pasado, apenas pasadas las nueve y media de la noche logramos encontrar un lugar para estacionar sobre Moreno, relativamente cerca del lugar ante la gran concurrencia de autos debido a los edificios de departamentos y la cercanía con la avenida Centenario. Una sugestiva luz dicroica sobre el umbral de una pared de ladrillos indicaba la numeración 326, mostrando una sutil indicación debajo del botón del timbre. No pasaron 20 segundos cuando nos abrió la puerta una señorita joven y muy sonriente, invitándonos a pasar y subir por una oscura escalera alumbrada con infinidad de velas en los escalones, creando una atmósfera sumamente agradable y jovial. Mientras subíamos, la curiosidad mezclada con el suave aroma a vainilla de las velas hacía que uno acelere el paso. Al entrar nos encontramos con que el restaurante consistía en 5 mesas para 2 personas (10 cubiertos), repartidas en 2 ambientes de un departamento IMPECABLEMENTE reciclado. Por el momento una sola mesa estaba ocupada y la señorita nos invito a sentarnos donde gustáramos. Elegimos la mesa al lado de la bodega y cerca de la ventana, sin hablar entre nosotros ante la sorpresa de encontrarnos en un lugar inesperadamente novedoso para estar en Buenos Aires. Ya en nuestra mesa, se nos comentó que que la carta de vinos la encontraríamos sobre la pequeña bodega detrás nuestro, donde debíamos acercarnos, seleccionar nosotros mismos el vino y retirarlo del reposo. También nos indico que el menú se encontraba dentro de la pequeña caja de madera sobre la mesa. Acto seguido, la señorita se alejo son un sonrisa y aires de misterio, dejándonos descubrir de que se trataba 326 – Puertas Adentro.


Inmediatamente fue abierta la cajita de madera y tomamos todas las tarjetas que se encontraban en su interior. Cada una indicaba, de forma ordenada y separada, las entradas, platos principales y los postres; finalizando en una sola tarjeta que incluía todas las bebidas. Debo admitir que era la primera vez que me encontraba ante una carta desglosada en tal forma y la verdad que me pareció divertida, ingeniosa y novedosa; pero lo mejor de todo era su utilidad ya que generaba rapidez y decisión al cliente. La oferta gastronómica de 326 – Puertas Adentro es de escueto pero acertado contenido, fundándose en 4 entradas donde predominan los frutos de mar y 4 platos principales que versan en las mas solicitadas materias primas (carne, pescado, vegetales crudos y cocidos). Pastas no hay. Nos decidimos por las milanesitas de mozzarella con coulis de tomate y morrón como entrada. De plato principal, Ella pidió una Ensalada Cesar con Pollo y yo las BBQ Ribs con papas rellenas. Para tomar dos aguas.


Al terminar de hacer el pedido, el pequeño restaurante había llegado al máximo de su capacidad, con un suave murmullo en el ambiente de los comensales ya sentados en sus mesas.


326 – Puertas Adentro es tal cual se muestra en las fotos de su página Web. El ambiente busca la intimidad entre las mesas frente a una iluminación con grandes spots regulados en tenue luz de justa intensidad. Las paredes de un claro anaranjado acentúan la calidez del lugar junto a la magistral fotografía que las decora. El detalle que se funda con la imagen del lugar es la patina ocre de las mesas y sillas junto al largo individual de esterilla compartido por los comensales en sus platos; es este conjunto (con el hecho de que la vela sobre la mesa no encandila) el que logra la simbiosis entre el ambiente y el cliente. La preparación de la mesa es sumamente elegante e invita a ser descubierta: es el plato del pan el que descansa sobre una servilleta esculpida, coronado por las copas y acompañado por la cajita del menú y el agradable farolito a vela. A mi me resulto gratificante la preparación de la mesa, ya que busca algo novedoso pero hecho con muchísima clase y sentido común. Se nos acercó a la mesa una panera y un dip de queso blanco con lo que parecía ser hojas picadas de puerro. Este dip era intensamente gustoso y genero un peligroso incremento en el apetito, junto con unos pancitos ovales bien calientes para mitigar la espera.


A todo esto, las ventanas abiertas generaban una perfecta y circulante ventilación, asistida por el hecho de ser ambientes relativamente pequeños.


La entrada fue mayor a nuestra expectativa, siendo varios los triángulos de Mozarella en un rebozado liviano y seco, junto a un coulis suave de especias pero intenso en el tomate que solamente de vista se asemejaba al pico de gallo mexicano. También notamos que presentaba una especia diferente que dilataba las fosas nasales como el alcanfor pero no incidía en el sabor. Esta entrada puede ser compartida inclusive entre tres personas para picar ya que permite la conversación a la misma vez que su degustación.


Los platos principales llegaron de manos del chef, ataviado galantemente en su uniforme de cocina, el cual nos saludo cortésmente e indico los platos mientras los servía. La Ensalada César con Pollo era de gran tamaño y se presentada en un gran plato circular. La misma mostraba la salsa característica pero con ciertas diferencias, las cuales lograban que la persona no se empalague con el constante sabor ni se sienta satisfecha al poco tiempo (como pasa en la mayoría de este tipo de ensaladas). La especias no eran intensas pero presentes, y junto con los croutons, puede llegar a decirse que es una de las mas ricas (y livianas) que hemos probado. El queso apena se notaba en su intensidad y el pollo de la ensalada era simple pero seleccionado minuciosamente antes de ser incluido en la alquimia, ya que los cortes eran firmes y rectos. Quisiera resaltar que el gran tamaño de la ensalada no es grotesco como en otros casos, sino de tamaño generoso; no busca ser abundante, sino entregarle al cliente un poco mas del elemento elegido sin incentivar al derroche o a la gula. Por otro lado, mis BBQ Ribs llegaron a una alta temperatura, pinceladas en una salsa de barbacoa que distaba de ser liquida y bien adherida a las costillas, producto de ser incluida con tiempo y no al final de la cocción. La carne de las Ribs no se deshilachaba ni lograba ser cortada con el tenedor, mostrando que SI era carne pero no maleable, conservano el espíritu norteamericano de la comida. Las papas rellenas… estas son las papas rellenas mas ricas que probé hasta ahora, por lejos. Si, son más ricas que las de Kansas, muchísimo más ricas. Son de menor tamaño a lo que uno esta acostumbrado y el plato incluye 2. La cocción es justa, rellenas de un queso acido especiado sumamente sabroso que en la cima se encuentra gratinado, un poco de panceta laminada y sin ser necesariamente un acompañamiento salado. Este plato puede compartirse tranquilamente entre dos personas, por su tamaño, el diseño del plato y la lograda satisfacción final.


Luego de haber terminado, decidimos no pedir postre, con la condición de volver y probar la brochette de frutos frescos con fondue de chocolate.


Como podría ser el baño en un restaurante de 10 cubiertos???!!! Eso se los dejo a ustedes para que los descubran. Van a estar encantados al ver como hicieron de un pequeñísimo baño, algo perfecto.


Jamás imaginamos que íbamos a encontrarnos con un restaurante de impecable cocina, con una calidad en sus platos ideal para los más exigentes sibaritas y fundido en una atención personalizada que solo puede encontrarse en un restaurante a puertas cerradas. Nosotros esperábamos el cliché del restaurante exclusivo, con platos de medio pelo, carta de vinos con precios exorbitantes y una intento fallido de ser “top”; la verdad que nos encontramos con una realidad completamente diferente. La combinación de alta cocina internacional junto a atención de excelencia en un ambiente logrado (y con buen criterio!), nota que sus dueños realmente se esfuerzan al máximo en su desempeño. La dedicación empleada desde que entra el cliente al lugar y la satisfacción de sus rostros al ver que el comensal disfruta de su comida, logra que uno sepa que saben de su trabajo. Puede llegar a decirse que este restaurante es el sueño de sus dueños hecho realidad. Ojo! No hay que olvidar que este restaurante no es un lugar de “comida caserita”, sino de auténtica cocina internacional.


326 – Puertas Adentro es, a mi criterio, uno de los 5 mejores restaurantes de todo Zona Norte… y con solo 10 cubiertos.


Precio? $93 el total.


Datos utiles: Teléfono 15-6356-5724 http://www.moreno326.blogspot.com/
Solo abre los sábados por la noche con previa reservación.





fotos by http://3.bp.blogspot.com/_RaNp1r8vo_k/SbaP_VyV5EI/AAAAAAAAAAU/i_uLMD3yLCY/s1600-h/bar+cuadro+y+mesa+5.JPG



fotos by http://4.bp.blogspot.com/_RaNp1r8vo_k/SbazJV6OpbI/AAAAAAAAAB8/yas8U5d7Nz4/s1600-h/mesa+vestida+2.JPG



fotos by http://4.bp.blogspot.com/_RaNp1r8vo_k/SbazIJdfflI/AAAAAAAAABk/P1D0ZLRnRPA/s1600-h/mesa+con+biombo.JPG

5 comentarios:

  1. Yo conoci este resto hace unos meses y coincido 100% con tu descripción (pero obviamente no soy capaz de expresarlo tan bien como vos!) Es un lugar ideal para sorprender a tu pareja. Desde que llevé a mi novia el resto se transformó en un lugar de visita obligada una o dos veces por mes! lo recomiendo 100%!
    abrazo.
    Javier.

    ResponderEliminar
  2. Es muy importante saber adónde ir a comer en Buenos Aires. Más que nada si eres un turista. El año pasado yo estaba en un Apartamento en buenos aires que quedaba cerca de "La Cabrera", uno de los mejores lugares para ir a comer.
    Lo recomiendo!
    Caro

    ResponderEliminar
  3. He leido atentamente tu relato y solo puedo decirte lo que sigue "Que lindo es Buenos Aires"... Me diron muchas ganas de viajar a conocerlo, de hecho lo haré.
    Saludos y hermoso tu relato
    Sergio

    ResponderEliminar
  4. Muy buen blog! Lo encontre mientras buscaba el tel de El Ribereño; fui una vez y me encanto, hoy a la noche vuelvo! Ya te agrego en favoritos!!

    N

    ResponderEliminar
  5. Muy buenos tus comentarios y tus descripciones. Te sugiero que agregues una breve reseña de los vinos disponibles y sus precios.

    ResponderEliminar